Yucatán trabaja para que la gente cuente con edificios más sanos y eficientes

Yucatán trabaja para que la gente cuente con edificios más sanos y eficientes

  • Su participación en el PACC-BEA, así como un estudio realizado en edificios públicos sentaron las bases para una vida más sana y un futuro sustentable
  • Este trabajo, además de los cambios en materia de uso de la energía, también creó cambios en paradigmas sobre el papel que los edificios y la energía juegan en la calidad de vida de las personas
  • Estas acciones lideradas por SUMe abonan al cumplimiento del Plan Estatal de Desarrollo relativo a lograr generar energía asequible y no contaminante.

 

Ciudad de México, 3 de marzo de 2021. Yucatán tiene muy claro el camino que seguirá del 2021 al 2024 en materia de sustentabilidad. Según Juan Carlos Vega Milke, subsecretario de Energía de la Secretaría de Fomento Económico y Trabajo del estado de Yucatán (SEFOET), en este tiempo se generará una línea base de información de los consumos de los edificios públicos que permitirá que estos sean operados y arrendados con base en la norma técnica publicada el 18 de enero de 2021, la cual establece las bases, normas técnicas y disposiciones generales que deberán observarse para lograr la eficiencia energética en los edificios públicos del Gobierno del Estado de Yucatán.

Se espera que cada año se reduzca el 5% respecto del año anterior iniciando en el 2022, lo cual muestra la convicción del gobierno por apostar hacia la eficiencia energética como la medida más costo-efectiva para combatir el cambio climático y demostrarlo con el ejemplo.

Este es el resultado del trabajo realizado a través de su participación en el Programa de Acción Climática para Ciudades apoyado por el Acelerador de Eficiencia Energética en Edificaciones (PACC-BEA), programa liderado por Sustentabilidad para México A. C. (SUMe). A través del PACC-BEA, SUMe asesoró al gobierno de Yucatán para establecer acciones de eficiencia energética que contribuyan a lograr una seguridad energética y a combatir el cambio climático al contar con edificios públicos que operen con menores consumos energéticos. Lo anterior hará a Yucatán un estado verde, energéticamente más fuerte y verde.

En sinergia con SUMe, también realizaron un importante estudio en 27 edificios públicos de diversas dependencias del gobierno estatal para identificar oportunidades para la introducción y uso de refrigerantes que tengan un bajo potencial de calentamiento global, así como acciones de eficiencia energética en la envolvente de los edificios y los equipos. Lo anterior, reforzado por buenas prácticas operativas que serán  coordinadas por la SEFOET y la Secretaría de Desarrollo Sustentable (SDS).

“Para Yucatán, el resultado de su participación en el PACC-BEA va a ser importante en términos de eficiencia energética por la cantidad de edificios que tienen, pero no sólo por el ahorro y las emisiones evitadas, sino también por el poder extender este reto a otras instancias y programas”, indica Sayda Melina Rodríguez Gómez, Secretaria de Desarrollo Sustentable del Gobierno del Estado de Yucatán.

Para cumplir la norma y alcanzar la meta de reducción que el propio gobierno se estableció, todos los actores involucrados -incluyendo el sector privado- serán capacitados.

De acuerdo con Vega Milke, los resultados serán muchos: “Desde la creación de una nueva cultura energética ambiental en el personal, hasta espacios que sean más confortables para trabajar, pasando por un cambio de paradigma donde cada uno ponga su granito de arena para hacer cambios en diferentes escalas”.

El resultado no sólo se podrá ver en los edificios públicos arrendados por el gobierno de Yucatán, los cuales deberán cumplir lineamientos de eficiencia energética, sino también los nuevos edificios deberán ser construidos bajo estos lineamientos lo que, según el funcionario público, “crea oportunidades para probar nuevas técnicas de construcción en edificios sustentables”.

Pero más allá del impacto en materia de sustentabilidad que significa el PACC-BEA y el trabajo con los especialistas de SUMe, para Rodríguez este trabajo también abrió un análisis sobre la forma en que se hacen las leyes actualmente y  la cual, opina, debe cambiar: “Desde la participación para la generación de la propuesta, la forma de generar la información, hoy ha cambiado todo ese panorama y ya no podemos basarnos en lo mismo. Hoy tenemos herramientas de política pública que sí nos permiten hacer la diferencia. A través del PACC-BEA, identificamos oportunidades que nos permitieron avanzar sin esperar a modificar la legislación para poder actuar, y eso es lo que se está haciendo con proyectos como éste”.

Añade que estos proyectos cambian la visión en la generación de la política, en la generación de los programas, en la gente y la forma en que se participa en ellos.

En un futuro, a los actores del PACC-BEA en Yucatán les gustaría ver un cambio radical no solo respecto del consumo de energía en la edificación, subraya la Secretaria de Desarrollo Sustentable: “El cambio radical es en el consumo de energía en general. Yo esperaría que este proyecto sea la semilla que nos lleve a generar consciencia energética”, concluye.

Share post:

Leave A Comment

Your email is safe with us.