Conuee: la eficiencia energética, en las mejores manos

Conuee: la eficiencia energética, en las mejores manos

La Conuee ha sido un soporte esencial para el desarrollo del PACC-BEA. Sus especialistas comparten, en esta entrevista a varias voces, desde qué eje han partido para el apoyo al programa y cómo ha sido el desarrollo de esta tarea. Destacan el logro medular de SUMe como agente integrador de todas las instancias necesarias y como brazo técnico especializado en eficiencia energética

Redacción

En el desarrollo del Programa de Acción Climática para Ciudades apoyado por el Acelerador de Eficiencia Energética en Edificaciones (PACC-BEA) intervino un cúmulo de organismos que, guiados por los especialistas de SUMe y la Conuee, dieron fruto al comienzo de una nueva era en México para la elaboración de políticas públicas de eficiencia energética. En particular, Campeche y Yucatán han visto sus mejores logros en la materia al implementar líneas de acción para reducir el impacto de la huella de carbono de la edificación y generar una economía verde.

En esta multiplicidad de expertos, la Comisión Nacional para el Uso Eficiencia de la Energía (Conuee) aportó su conocimiento para alcanzar una meta tan sobresaliente. Y con ello ha brindado al PACC-BEA lo mejor de más de 30 años de experiencia.

Al respecto, Israel Jáuregui, director de Gestión para la Eficiencia Energética de la Conuee, define los resultados del PACC-BEA como exitosos, pues se trata, dice, de un proyecto donde trabajan el orden federal, estatal, municipal y organizaciones como SUMe, y eso fue lo que sucedió en Campeche y Yucatán al aplicar políticas energéticas que abonaran a convertir edificios públicos en lugares eficientes.

Jáuregui es además el encargado del Programa de Eficiencia Energética de la Administración Pública Federal (APF), que tiene más de 20 años en funcionamiento y que actualmente logra ahorros de energía en promedio de 14 kilowatt-hora al año por estrategias de eficiencia energética en dependencias del gobierno federal mediante medidas operativas.

Explica que, aunque el consumo de energía en México es más elevado en la parte norte, el consumo promedio por usuario en el sureste es grande, al grado que es mayor que en la zona centro del país en el sector residencial. En números, el consumo promedio nacional en una casa es de 1 mil 600 kilowatt-hora al año y en la zona peninsular (Yucatán, Campeche y Quintana Roo) es de 2 mil 400; 48 por ciento más.

Ante esto, abunda, el reto de esta zona es que se utilicen sus propios recursos, “sobre todo la parte de renovables, generación de energía por pequeños ríos, extender el uso de energía solar a su máxima capacidad y el desarrollo de infraestructura para hacer llegar el uso del gas natural tanto en el sector industrial como en el residencial”.

Hebert León, director de Eficiencia Energética en Edificaciones de la Conuee, comenta que, con el Programa de la APF, “estamos atendiendo a casi 200 dependencias del gobierno federal; tenemos alrededor de 2 mil inmuebles que representan aproximadamente 7 mil edificios públicos en todo el país. Le ponemos metas anuales a los inmuebles que deben de cumplir y logramos ahorros de alrededor de 12 gigawatts al año en conjunto con todas las dependencias”.

El conocimiento de las regiones climáticas del país y la experiencia de la Comisión han dado una herramienta muy oportuna para la Conuee, pues con ello ayudan a focalizar los esfuerzos de programas de eficiencia energética, como el PACC-BEA que implementa SUMe.

Héctor Ledezma, director de Fomento, Difusión e Innovación de la Conuee, opina que los proyectos como el PAAC-BEA impactan positivamente: “Una de las respuestas más efectivas ante el cambio climático es la eficiencia energética. Promover este tipo de iniciativas en lo local abona perfectamente a los esfuerzos globales. También, al mejorar la eficiencia energética en lo local se está promoviendo el desarrollo económico y permite independencia energética, además de tener diálogos entre el gobierno federal, sector privado, gobiernos locales, para que se cumplan estas metas”.

Respecto de la función específica de la Conuee en el PAAC-BEA, explica Gloria Zárate Gutiérrez, directora de Estados y Municipios, ésta fue proveer de asesoría técnica y capacitación: “Nosotros empezamos a trabajar de manera conjunta con SUMe en el estado

de Campeche. Como Comisión, ya trabajamos directamente con el gobierno estatal, pero SUMe logró el vínculo entre el gobierno federal, estatal y la academia y armó un equipo bastante fuerte. Posteriormente, comenzamos a trabajar también en conjunto con Yucatán”.

Para Ledezma, la política de eficiencia energética desarrollada en estos dos estados en el marco del PACC-BEA va a promover la mejora del desempeño energético de edificios públicos, desarrollo económico y conservación en los recursos energéticos no renovables en el medio ambiente, tanto en lo local como en lo global. Agrega que instrumentos como la norma técnica que se ha diseñado en Yucatán con apoyo del PACC-BEA, que va a estar ligada a un reglamento de construcción, “vienen bien”, ya que se pueden incluir las normas que ya existen y se vuelven instrumentos que fortalecen la implementación de criterios y normatividad de eficiencia energética en lo local.

Sin embargo, considera que el impacto de estas acciones puede ir más allá de los estados: “Al ser regional, también tiene un efecto positivo porque no solo estamos hablando de edificaciones que se construirán en una sola zona o un solo municipio, sino estamos hablando de una región que comparte los mismos climas y las mismas condiciones, lo que puede provocar que de manera secundaria otros estados se adhieran o consulten acerca de lo que se está haciendo”.

Otra forma de lograr estos objetivos se consigue a través del conocimiento que tienen los usuarios de sus consumos, mayor posibilidad de ahorrar energía y por lo tanto de gestionarla, y una vez que aprenden eso es cuando se debe pensar en el uso de renovables, ya que en algunos casos, explica Israel Jáuregui, el uso de renovables es más costoso. “La estrategia es analizar al usuario y después implementar medidas de eficiencia bajo un modelo sistémico”.

Por lo anterior, en Campeche se trabajó en el desarrollo de unos Lineamientos de Eficiencia Energética también para edificios públicos y el establecimiento de un Sistema de Gestión Energética (SGEn) en el Palacio de Gobierno, que se realizó con una metodología específica para lograr una cultura de la mejora sostenida y continua del desempeño energético en dicho recinto.

Al respecto, Noé Villegas Alcántar, director de Grandes Usuarios de Energía de la Conuee quien colaboró con SUMe en el proceso de desarrollo de capacidades para el diseño del SGen en Campeche, explica que el desempeño energético es el conjunto de tres cosas: cómo consumimos la energía, su uso y la eficiencia energética y recuerda que, anteriormente, en el país, la eficiencia energética era un tema que se tocaba aislado de los otros dos puntos.

“Lo bonito del sistema de gestión es que rompe este enfoque de que la eficiencia energética solo es una cuestión técnica, sino que también hay un componente social muy grande que es esta tendencia nueva a nivel mundial de cambio de comportamiento de las personas; porque no solo es cambiar el equipo sino también cómo lo uso”.

Para el funcionario público, Campeche, al llevar a cabo la implementación del SGen, mostró su liderazgo, “y ese liderazgo es poco común”, afirma.

Villegas explicó que es muy común confundir el uso de renovables con la eficiencia energética, cuando en realidad son estrategias complementarias, pero es importante establecer primero acciones de eficiencia energética y después medidas de energías limpias. Enfatizó que en Campeche “se rompieron los paradigmas” que se tenían alrededor de la eficiencia energética y las renovables y se logró que toda la gente implicada, así como el gobierno de Campeche, interiorizaran por qué es importante implementar un Sistema de Gestión de la Energía.

Por medio de capacitaciones, talleres y visitas técnicas en el edificio, realizadas en conjunto con los especialistas de SUMe, pudimos demostrar que había oportunidades para aumentar su eficiencia, añade.

Cabe recordar que la Conuee es el órgano técnico y promotor de la eficiencia energética en México que funge como regulador, supervisor de edificios públicos y facilitador y promotor a nivel local, y que los gobiernos estatal y municipal son los implementadores.

La ventaja que tienen estos últimos es que no tienen que concebir una nueva norma, una nueva disposición, lo único que tienen que hacer es adaptar e implementar las existentes y aprovechar la experiencia que ya se tiene.

Y son justamente los proyectos como el PACC-BEA y la implementación de un SGEn, que permiten, como lo dice Hebert León, compartir las experiencias que ha obtenido a lo largo de todos estos años.

En el caso particular del proyecto donde suman fuerzas SUMe y la Conuee en Campeche y Yucatán, los factores del éxito del proyecto tras el trabajo de casi dos años han sido, a decir de Héctor Ledezma, la identificación que realizó SUMe de opciones de política y los grupos de trabajo que conformó para desarrollar la norma, los lineamientos y el proyecto piloto, así como, la capacitación que la Conuee le proveyó a Campeche y que SUMe hiciere copartícipe a actores relevantes de las zonas en las que se van a implementar los resultados.

Ambos estados, continúa Ledezma, “estarán promoviendo todo esto como un ejemplo de buenas prácticas, de cambios tecnológicos y esto obviamente estará reflejado en la gente”, con la intermediación de gobiernos comprometidos con este tipo de iniciativas; además, el sector privado ayudará considerablemente. “Arquitectos, diseñadores, instaladores, toda una cadena de valor asociada a mejorar las edificaciones va a tener desarrollo económico. Y esto tiene un impacto positivo para el estado y la población”.

Share post:

Leave A Comment

Your email is safe with us.