Campeche y Yucatán, en el camino correcto en el uso eficiente de la energía y el combate al cambio climático

Campeche y Yucatán, en el camino correcto en el uso eficiente de la energía y el combate al cambio climático

El maestro Odón de Buen, director General de la Conuee, detalla la importancia de la eficiencia energética en la edificación, pues se trata de una industria que hará la diferencia en la salud del planeta y las personas.

Redacción

En la historia de México sobre políticas de eficiencia energética, la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (Conuee) tiene mucho que aportar, su director General, el maestro Odón de Buen, ha escrito mucho de esa historia.

Es por ello que el maestro De Buen destaca la importancia de las recientes políticas públicas de eficiencia energética en la edificación establecidas en Campeche y Yucatán con el apoyo de Sustentabilidad para México A. C. (SUMe) pues, asegura, este sector tiene una gran huella de carbono por el uso de la energía en el proceso constructivo y la operación de los edificios.

La visión de Odón de Buen es fundamental para entender el presente y futuro de un camino que se ha comenzado a trazar en el sureste y que será un parteaguas en el desarrollo de soluciones para mitigar los impactos del cambio climático.

¿Cuáles son las características, tendencias y necesidades energéticas del sureste mexicano?

En primer lugar, está el clima. Es un clima que requiere de aire acondicionado, de confort térmico. Lo otro es que es una zona de crecimiento económico importante, lo que significa que hay construcción moderna, intensa en la zona y, además, la perspectiva es que la zona siga creciendo. Entonces, sí es importante por todos estos elementos que haya una regulación sobre la eficiencia energética en la edificación.

¿Qué significa para México que Campeche y Yucatán generaran unos Lineamientos  y una Norma de eficiencia energética, respectivamente, para regular la construcción, operación y arrendamiento de edificios públicos de carácter estatal y que los propios gobiernos estatales se hayan establecido metas claras de reducción de consumo energético?

A mí me parece una excelente iniciativa. El asunto es que, en el caso de México, hay regulaciones federales, normas oficiales mexicanas relacionadas con edificaciones, pero éstas no se pueden cumplir si no están integradas a los reglamentos de construcción locales. Entonces, el hecho de que los gobiernos locales en Campeche y Yucatán hayan tomado la iniciativa de incluir estas regulaciones en sus edificios públicos es un gran avance. Algo que servirá de referencia para el resto del país.

¿Cuál es el papel de los gobiernos estatales en el aumento de la eficiencia energética en la edificación y el cumplimiento de los acuerdos internacionales de cambio climático?

En primer lugar, está el hecho de que son los gobiernos locales los que tienen la facultad, por lo que establece la Constitución, de regular la construcción y regular las características de los edificios, que se refleja en los reglamentos de construcción; algunos son de nivel estatal y otros de nivel municipal. Entonces, que lo hagan es necesario para que esto ocurra en todo el país.

En cuanto a los esfuerzos de México sobre el cambio climático y la participación de los gobiernos locales, también son necesarios. Aquí, en la lógica de la eficiencia energética de que todo consumo es local, la energía se ahorra donde se consume, la del presente y la del futuro. El hecho de que los gobiernos locales reconozcan esto como algo relacionado con  la mitigación de gases de efecto invernadero es loable. Además, existe una iniciativa cada vez mayor y local de tener acciones de mitigación del cambio climático.

¿Cómo se estableció y en qué consistió la sinergia de trabajo entre la Conuee y SUMe en el marco del PACC-BEA?

Las dos organizaciones hemos estado en iniciativas propias, buscando que se tengan regulaciones locales para las edificaciones. Incluso, hemos tenido trabajo en relación con edificios públicos que están en operación. Entonces, nuestro trabajo fue buscar que los gobiernos locales no sólo en Campeche y Yucatán, sino en otras partes del país, asumieran o tomaran la Norma Oficial Mexicana 008 y la 020 para aplicarlas localmente, y aquí fue donde coincidimos con SUMe, que apoyó especialmente donde hay recursos reducidos de la Conuee para seguir empujando el tema. Aquí hubo un trabajo en equipo de una organización no gubernamental y del gobierno federal.

¿Cuál considera pudiera ser el camino idóneo para que otros estados repliquen estas acciones, así como lo logrado en el programa de la APF que implementa la Conuee para, con ello, establecer una agenda nacional de eficiencia energética en edificios públicos?

Esto va a ocurrir cuando se vean algunos resultados de la implementación de la Noma y los Lineamientos, que los gobiernos locales puedan mostrar avances en lo que han hecho. Y estos resultados pueden ser, por un lado, de reducción de consumos, pero también en la forma en que están operando el Programa. Un riesgo que tienen estas iniciativas es que sean volátiles, es decir, que duren muy poco tiempo. El mostrar que los gobiernos locales lo están haciendo, incluso en una continuidad más allá de las administraciones, servirá de ejemplo muy claro para otros estados, y ahí SUMe y la Conuee estaremos empujando para que esto se convierta en una práctica nacional.

¿Cómo pueden apoyar estas acciones para que los municipios incluyan criterios de eficiencia energética en los reglamentos de construcción?

Esa es una situación un poco complicada porque la aplicación de elementos de eficiencia energética en códigos de construcción locales implica un costo adicional. Al respecto, hemos estado batallando desde hace años en la Conuee. Y esto implica que actores locales en materia de construcción resistan de manera natural esta posibilidad, ya que se requiere una inversión adicional para hacer más eficientes los edificios. Lo que tiene valor, y en el caso de Yucatán es importante, es entender, y está relacionado con el cambio climático, que estas acciones hacen que la huella de carbono de una localidad, de un estado, se reduzca a largo plazo, especialmente cuando los edificios residenciales y no residenciales pesan cada vez más en el consumo de electricidad.

Entonces, se trata de convencer a los gobernantes locales del valor que tiene esto en el largo plazo, que es superior a lo que puede costar en su aplicación inicial. Además, existe tecnología, y en ese sentido SUMe tiene entre sus asociados conocimiento sobre una variedad de tecnologías que permiten que estos ahorros se logren a un costo reducido. Es necesario insistir sobre el valor a largo plazo de este tipo de políticas.

Respecto del PACC-BEA, ¿cuáles son los principales factores de éxito que llevaron a tener dos políticas públicas y un proyecto demostrativo en tan solo dos años?

Fue la constante que significó SUMe, es decir, que ellos estuviesen trabajando con el gobierno local para que esto se llevara a cabo. Lo que yo entiendo es que es una historia no de muy corto plazo, es algo que ha venido trabajándose desde hace tiempo, pero este punto final, el lograr que se implementara para que se hiciera concreto, fue mucho el trabajo de SUMe, de acompañar y asesorar a los gobiernos locales a que esto fuera posible.

En materia de cambio climático, ¿los logros que se han dado en Campeche y Yucatán a través del PACC-BEA cómo los evaluaría?

De alguna manera habría que esperar. Van en el camino correcto. Alguna vez pensé que el ahorro de energía es como construir una planta de producción de energía. Es decir, la energía no se ahorra de inmediato, hay que crear el contexto, el tinglado, la estructura, que permite que esto comience a funcionar. Las políticas de ahorro de energía no resuelven esto de manera inmediata, requieren de un tiempo. Y esto es lo que deberá ocurrir en el caso de políticas en los estados de Yucatán y Campeche.

¿Qué estrategias o enfoque deben tener los programas de cooperación (como el PACC-BEA) para apoyar el aumento de la tasa de eficiencia energética en México y apoyar en forma efectiva y eficiente a los gobiernos locales?

Aquí hay varias partes. Una primera es ayudar a argumentar, con base en datos, a la realidad local, las posibilidades que existen de reducción de consumos y, por lo tanto, gases de efecto invernadero, en las proyecciones, en el tiempo, para el estado, y poderlo evaluar en términos de lo que importa para la economía y la competitividad local, inclusive para el empleo local.

La segunda es un apoyo en la implantación, asegurarse de que los elementos que hacen esto posible están en su lugar, aplicados, que hay personas capaces, quizá algunas herramientas, quizá algún gasto de operación de un secretariado técnico.

Y tercero: la evaluación. El poder tener una demostración de que la política ha sido efectiva y que ha tenido resultados esperados para darle continuidad.

¿Qué recomendaciones haría a los estados de Campeche y Yucatán para tener una implementación exitosa de la norma y los lineamientos?

Ya tienen las reglas, ya está puesto en papel. Lo que aquí ocurre, y eso está puesto en nuestras recomendaciones, por ejemplo, para programas de ahorro de energía en edificios públicos locales, es tener una capacidad local, tener cuando menos un equipo dedicado a tiempo completo a la implementación y seguimiento de esto, y además debe tener continuidad. Es decir, esto no arranca al inicio de una administración, porque estos programas requieren de varios años para tener resultados; entonces, se requiere la continuidad, darle un mínimo de recursos, y éstos pueden ser obtenidos de apoyo internacional.

Dentro de la urgencia de medidas que se deben tomar para evitar una crisis climática, ¿qué lugar de importancia le daría al PACC-BEA en estos estados?

Son muy urgentes. La acción sobre edificios nuevos es de largo plazo y tiene que arrancar con ir modificando los existentes. Acabo de leer del crecimiento exponencial del aire acondicionado, del equipamiento que se da en general y, además, el hecho de que, como se tiene aire acondicionado, no se diseña para las características locales. John Naisbitt, el autor de Megatrends, decía que, con esto del aire acondicionado, los arquitectos ya no se preocupan de los aspectos locales.

El que esto siga como marcha actualmente va a tener muchos impactos. Hoy en día, reconocido por la propia Secretaría de Energía, el pico del sistema eléctrico nacional es por aire acondicionado, y además tenemos documentos donde se menciona que los edificios residenciales y no residenciales consumen más electricidad que todo el sector industrial. Y esto está creciendo de manera muy importante.

Es algo que es una necesidad estratégica quizá no bien reconocida. Nosotros nos hemos concentrado mucho en el tema del crecimiento del confort térmico en zonas de clima cálido, que es lo que más pesa para nuestro país, y esto requiere, muy en particular, el mejorar las características de las edificaciones. Si no hay una acción local, esto se irá retrasando. Por eso,  hay que resaltar el valor de estas iniciativas de Yucatán y Campeche.

Como se sabe, hay países con mayor huella de carbono; México no ocupa un lugar como el Estados Unidos o China. En ese sentido, ¿cuál sería la diferencia o el aporte del país al llevar a cabo políticas de eficiencia energética?

Estas medidas pueden ser leídas o consideradas dentro de la contribución de México a la mitigación. Como he dicho desde hace mucho tiempo, si México redujera sus emisiones a cero no resolvería el problema global, pero como es un problema global, a veces los impactos del cambio climático son mayores en algunos países. Para México, el impacto puede ser muy notable en cuanto al efecto en las costas, las lluvias, las sequías. Entonces, más nos vale estar activos en estos esfuerzos globales.

Además, como lo hemos visto históricamente, México es una buena referencia para el resto de América Latina. Entonces, por esta responsabilidad que en un momento dado nos puede beneficiar, si llegamos a tener alguna crisis climática mayor, podremos pedir apoyo internacional.

Hay que seguir construyendo nuestra capacidad de acciones de mitigación para que se nos considere como un actor importante y podamos recibir el apoyo cuando sea necesario.

Share post:

Leave A Comment

Your email is safe with us.